Laboratorio culinario Recetas sencillas
© P.L.C.F. 2016
Bocatas
Los diferentes estilos de bocadillos, emparedados y demás variantes han tenido sus orígenes muy ligados al descubrimiento y manipulación del pan. La idea de añadir proteínas animales y especias a los hidratos de carbono de los cereales es tan antigua como la elaboración de panificaciones. En la era precolombina en diversas partes de América, las poblaciones indígenas ya elaboraban tortillas de maíz. La pupusa, una tortilla gruesa de maíz rellena con uno o más ingredientes, era ya parte fundamental de la dieta de asentamientos precolombinos como el Señorío de Cuzcatlán de los pipiles, de lengua nahuat. o los quichés de Ahuachapán. Este tipo de alimentos se conocen desde la prehistoria en África, Asia y especialmente en la India, entre los primeros documentos escritos para elaborar comidas: Dürüm, Nan-i-Afghani, Khubz, pita, Bánh mì, kai-jiaw y otros panes que rellenaban de carne y otros alimentos como se hace por ejemplo en los kebabs y burritos actuales. Es debido a estos «bocadillos» autóctonos y más fáciles de elaborar ya que por ejemplo en la época colonial americana el maíz estaba adaptado al clima tropical y el trigo escaseaba, que el uso del bocadillo apenas se extendió por la América latina. En España, el bocadillo fue siempre un uso propio de las clases bajas populares (jornaleros y trabajadores) que no tenían el tiempo de parar a comer de otra manera.
Publicar una receta Publicar una receta
Home
Home
Lab. culinario
Lab. culinario
Arte gastronómico
Arte gastronómico
Fotos viajes
Fotos viajes
Conversaciones
Conversaciones
Pág. anterior
Pág. anterior
Pág. siguiente
Pág. siguiente