© P.L.C.F. 2016
Laboratorio culinario Recetas sencillas Publicar una receta Publicar una receta
El revuelto de huevo es un plato hecho con huevos ligeramente batidos y cocinado en una sartén con aceite o mantequilla hasta que cuaja y forma una especie de grumos. Es considerado uno de los platos más genéricos de la cocina y forma parte principalmente de un desayuno aunque en algunas cocinas forma parte de platos principales. Al batido de huevos pueden agregársele pequeñas tiras de tocino, taquitos de jamón, trozos de queso, distintos vegetales y también nata o leche para que quede más suave. Cuando se diluye huevo con otros líquidos, por regla general se aumenta la temperatura a la que cuaja el huevo y esto debe ser tomado en cuenta al hacer un huevo revuelto, la dilucción hace que las distancias de las proteínas se encuentren con más moléculas de agua y es necesario más temperatura para que las moléculas de proteína se ordenen, el azúcar hace crecer la tempertura igualmente. Si consideramos la mezcla de un vaso de leche, azúcar y un huevo al no mezclarse la temperatura de cuajado es cercana a los 70 °C mientras que la mezcla rondará los 78º-80 °C. Al ser un plato de fácil preparación y que admite numerosas combinaciones, los huevos revueltos están presentes en casi cualquier cocina del mundo.
Huevos Revueltos
Home Lab. culinario Arte gastronómico Fotos viajes Conversaciones Pág. anterior Pág. siguiente