© P.L.C.F. 2017
Laboratorio culinario Recetas sencillas
Las plantas han constituido una parte esencial de nuestra dieta desde los primeros días de la humanidad. Los  cazadores - recolectores progresaron hacia una forma de vida más sedentaria cuando aprendieron a cultiva las plantas y a criar animales. Existen muchas pruebas arqueológicas en Oriente Medio del cultivo de distintas variedades de trigo y cebada, especies que se supone fueron las primeras en ser 8000 antes de Cristo. Muchas especies comestibles son originarias de aquella zona, por lo que podemos suponer que también se  consumían las verduras, aunque solamente fuera para  evitar un exceso de monotonía en la dieta. A medida que las plantas se fueron convirtiendo en  una parte regular de la dieta para saciar el apetito, se fueron descubriendo aquellas que causaban trastornos  digestivos, los hombres se fueron haciendo conscientes de la necesidad de cultivar plantas comestibles. Judías y guisantes fueron las primeras verduras cultivadas en Tesalia y también en Macedonia. Estas  legumbres tuvieron una importancia enorme en las sociedades primitivas, dado que crecían fácilmente y proporcionaban semillas que eran ricas en almidones y proteínas y que se secaban bien y se podían almacenar durante mucho tiempo
Verduras